Estás aquí
Inicio > Tecnocultura > La vida cotidiana > Juan Goytisolo y su forma de contar el drama

Juan Goytisolo y su forma de contar el drama

Juan Goytisolo

Si bien el régimen de Franco le atestó un golpe de muerte a la literatura, España supo cultivar sus heterodoxias a través de escritores como Juan Goytisolo.

Memorialista, ensayista y novelista de oposición, Juan Goytisolo supo leer a fondo la cultura española tendiendo puentes entre civilizaciones.

Gracias a su escritura ha sido posible conocer mejor España, países en guerra que visitó y hechos que llamaron su atención por su dramática dureza, siempre en un tono alejado del sensacionalismo.

Su repercusión social y cultural contrapuso nuestros prejuicios, conservadurismo y ceguera, pues no sólo se acercó al Islam bajo un criterio abierto. Lo hizo, además. con valentía y convicción como reportero en Cuaderno de Sarajevo, posiblemente uno de los mejores relatos periodísticos publicados en toda la historia.

Nacido en Barcelona en 1931. Antifranquista, eligió el exilio exterior en 1956. Abrazó el realismo social hasta que adoptó nuevas formas literarias que le abrieron el camino de una escritura cosmopolita, de ruptura y de búsqueda. Señas de identidad o Reivindicación del Conde don Julián, así como Coto vedado forman parte de lo más sobresaliente de una producción que mereció el premio Cervantes y otros premios o reconocimientos españoles o mundiales.

Juan Goytisolo era un hombre metódico y muy ensimismado, capaz de grandes silencios y de extraordinarias polémicas. Su vara de medir era exigente, para consigo mismo incluso, y eso lo convirtió en un vigía difícil de la cultura y de la política españolas.

Amargo final

En el año 2014 con la imposibilidad de escribir y la necesidad económica a cuestas escribió una carta en la que asumía que su cuerpo no daba para más, aludiendo a la eutanasia. Tenía 83 años, pero lo peor aún estaba por venir. Meses después de escribir el documento de la eutanasia, se anunció su otorgamiento del premio Cervantes (125,000 euros), al cual se había opuesto en varias ocasiones; incluso publicando artículos en donde criticaba “la putrefacción de la vida literaria española” y “el triunfo del amiguismo pringoso y tribal”.

En 2015, Goytisolo terminó aceptando el galardón  y ese hecho lo hundió más en su depresión, ya que continuaba sin ánimo para escribir y con la consciencia de haberse contradicho al aceptarlo.

Adiós a un crítico mordaz y permanente del pensamiento ultramontano. Descansa en paz, querido Juan.

Sergio Villaseñor
Juntaletras al que le gusta hablar de los temas que le preocupan. A ratos de buen ánimo, a menudo lleno de rabia, urgencia y frustración política, y a veces con la angustia que experimentan los niños cuando se acuerdan, ya tarde un domingo, que aún deben la tarea del lunes.

Deja un comentario

Top